Centro autorizado por la Consejería de Sanidad.
Inscrito en el registro con el nº CS 12894
Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
Contacte con Tratamiento Toc
Por teléfono: · 91 002 32 82
· 661 556 495

Por e-mail: info@tratamientotoc.es

TRATAMIENTO TOC: ¿Tengo TOC? Síntomas trastorno obsesivo compulsivo TOC

La prevalencia global de este trastorno está alrededor del 3 % en la población general (en España alrededor de 1.500.000 personas y más de 100 millones en todo el mundo), aunque hay entorno a un 13 % que presenta algún síntoma obsesivo-compulsivo que le interfiere en su vida diaria. Dicho síntomas suelen mantenerse estables a lo largo de muchos años.

Las obsesiones y compulsiones pueden aparecer en tres momentos: infancia, adolescencia y vida adulta joven, entre los 20 y 25 años. Los adultos maduros y las personas de edad avanzada aunque pueden presentar “manias” y comportamientos ritualizados, es muy poco probable que generen un Toc por primera vez.

Los comportamientos obsesivo-compulsivos con comienzo temprano abundan más en los chicos que en las chicas, sin embardo los de comienzo tardío abundan más en las mujeres. Por eso en los adultos se presentan aproximadamente por igual.

¿Cómo saber si tengo Toc?

Tipos de Obsesiones Frecuentes

Si se siente identificado con algunas de estas necesidades es muy posible que tenga TOC

Tipos de obsesiones más frecuentes en función del tipo de ritual básico

Necesidad de lavarse o limpiar

Las obsesiones se centran en la contaminación, suciedad, enfermedades, putrefacción o temas similares. En ocasiones el miedo es a contraer una enfermedad, en otras son pensamientos más difusos como “qué asco, no soporto estar sucio o esto es asqueroso”. Los rituales pueden ser de lavado o de limpieza y ser más o menos elaborados.

Necesidad de comprobar

Las obsesiones se centran en la ocurrencia de posibles catástrofes. Los miedos más frecuentes son a incendios o explosiones relacionados con espitas de gas, cigarrillos o aparatos eléctricos pero también son frecuentes los miedos a ser robado comprobando puertas y ventanas. También podemos encontrar  comprobadores de documentos, trabajos numéricos y en general cualquier ejecución profesional comprobando compulsivamente si hay faltas de ortografía, de cálculo o de cualquier tipo. En general todos los comprobadores tienden a utilizar mucho la estrategia de reaseguración, preguntando a las personas cercanas “¿tú me has visto apagar el fuego?, ¿he cerrado la puerta?

Necesidad de ordenar

Las obsesiones son más genéricas pero se basan en “es absolutamente imprescindible que todo esté ordenado y en su sitio”, pueden ser del tipo “si el escritorio no está ordenado no podré estudiar y rendiré menos”” qué pensará mi suegra si viene a casa y la encuentra desarreglada”

Necesidad de repetir

Las obsesiones se centran en que va a suceder una catástrofe y la forma de neutralizarla es repetir varias veces una acción cotidiana. Las catástrofes más temidas son que gente querida o ellos mismos tengan accidentes de tráfico, enfermedades o problemas en el trabajo o estudios. Las acciones repetidas pueden ser tocar x veces el picaporte, santiguarse repetidamente, etc.

Necesidad de acumular

Las obsesiones se centran en el temor a tirar algo importante o que puedan necesitar en el futuro. Las compulsiones consisten en acumular, guardar y almacenar objetos que no tiene mucho sentido conservar.

Necesidad de asegurarse de no haber hecho daño

Los miedos se centran en hacer daño a ciertas personas o a uno mismo. Estas obsesiones son muy perturbadoras y aparecen en la mente como “golpéalo, arrójalo por la ventana, clávale un cuchillo” o “¿y si le diera un golpe en la cabeza?”, el malestar que provocan es muy intenso ya que el afectado cree que si estos pensamientos están en su cabeza es porque realmente desea cometer esa acción aunque nada más lejos de la realidad.

Una variedad de estas obsesiones son las de violencia sexual, se suele temer agredir sexualmente a alguien.

Otra variedad es la de quienes tienen miedo a perder el control en forma de agresiones verbales o revelación de secretos.

También pertenecen a esta categoría las obsesiones de suicidio del tipo “si me tirase por el balcón moriría seguro””¿y si doy un volantazo y choco contra ese camión?”.

Necesidad de restituir mentalmente

La obsesión se centra en una imagen o pensamiento obsceno o inaceptable, la imagen se neutraliza con otra imagen o pensamiento contrario. Por ejemplo, la persona piensa “¿y si fuese gay?” y la neutralización consiste en rescatar datos de experiencias heterosexuales vividas. Otro ejemplo “Dios es un hijo de puta””eso no es cierto Dios es amor”.

Necesidad de comprobar mentalmente

Es la versión mental de los comprobadores físicos. Se temen catástrofes concretas: robos, incendios o más leves como que los alimentos se echen a perder por haber dejado la nevera abierta. El ritual en este caso tiene que ver con rescatar de la memoria la imagen de uno mismo cerrando el gas, la puerta o la nevera.

Necesidad de repetir mentalmente

Es la versión mental de los repetidores físicos. Se temen catástrofes en personas queridas o uno mismo y se neutraliza ese miedo repitiendo mentalmente frases, palabras, operaciones matemáticas o imágenes. Por ejemplo: al parar en un semáforo piensa “voy a tener un accidente” y se consigue el alivio sumando los números de la matrícula del coche delantero cuatro veces.

Otros tipos

En muchas ocasiones hemos recibido consultas de personas que no están seguras de tener un trastorno obsesivo compulsivo porque sus síntomas no son los habituales que se describen en la literatura al respecto. Efectivamente hay una gran variabilidad en cuanto a la manifestación de síntomas que pueden experimentarse en el TOC y que dependen de múltiples factores. A continuación describimos alguno de los trastornos relacionados con el TOC y cuyo tratamiento es similar.

Trastorno de acumulación

Dificultad persistente de deshacerse o renunciar a las posesiones, independientemente de su valor real. Esta dificultad es debida a una necesidad percibida de guardar las cosas y al malestar que se siente cuando uno se deshace de ellas. La dificultad de deshacerse de las posesiones da lugar a la acumulación de cosas que congestionan y abarrotan las zonas habitables y alteran en gran medida su uso previsto. Si las zonas habitables están despejadas, sólo es debido a la intervención de terceros (p. ej., miembros de la familia, personal de limpieza, autoridades). La acumulación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento (incluido el mantenimiento de un entorno seguro para uno mismo y para los demás). Puede acompañarse con adquisición excesiva de cosas que no se necesitan o para las que no se dispone de espacio.

Trastorno dismórfico corporal

Preocupación por uno o más defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico que no son observables o parecen sin importancia a otras personas. En algún momento durante el curso del trastorno, el sujeto ha realizado comportamientos (p. ej., mirarse en el espejo, asearse en exceso, rascarse la piel, querer asegurarse de las cosas) o actos mentales (p. ej., comparar su aspecto con el de otros) repetitivos como respuesta a la preocupación por el aspecto. La preocupación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

- Con dismorfia muscular: Al sujeto le preocupa la idea de que su estructura corporal es demasiado pequeña o poco musculosa.

- Con imperfecciones reales: Es similar al trastorno dismórfico corporal excepto en que los defectos o imperfecciones en el aspecto físico son claramente observables por otras personas (es decir, se aprecian en grado superior a "ligeros"). En estos casos, la preocupación por estas imperfecciones es claramente excesiva y causa problemas o malestar importante.

- Sin comportamientos repetitivos: Presentaciones que cumplen el trastorno dismórfico corporal excepto en que el sujeto no realiza comportamientos o actos mentales repetitivos en respuesta a la preocupación por el aspecto.

- Trastorno de comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo: Se caracteriza por comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo recurrentes (p. ej., morderse las uñas, morderse los labios, morderse la mucosa de las mejillas) e intentos repetidos de disminuir o abandonar estos comportamientos.

Tricotilomanía (trastorno de arrancarse el pelo)

Arrancarse el pelo de forma recurrente, lo que da lugar a su pérdida. Intentos repetidos de disminuir o dejar de arrancar el pelo. Arrancarse el pelo causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Trastorno de excoriación (rascarse la piel)

Dañarse la piel de forma recurrente produce lesiones cutáneas. Intentos repetidos de disminuir o dejar de rascarse la piel. Rascarse la piel causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Celos obsesivos

Se caracterizan por la preocupación no delirante acerca de la infidelidad percibida de la pareja. La preocupación puede derivar en comportamientos o actos mentales repetitivos en respuesta a la preocupación por la infidelidad; causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral, u otras áreas importantes del funcionamiento; y no se explican mejor por otro trastorno mental como el trastorno delirante, celotípico o el trastorno de personalidad paranoide.

Existen otro tipo de preocupaciones que en ocasiones son diagnosticadas como fobia social, en el que el sujeto afectado teme y evita todo contacto social. Sin embargo, en lugar de un temor de avergonzarse de sí mismos o a ser juzgados duramente por los demás debido a su ineptitud social, quienes lo sufen describen un miedo a ofender o perjudicar a otras personas. El enfoque de la evitación es pues, más que evitar dañarse a sí mismo, impedir dañar a los demás como un círculo vicioso de exámenes y reproches hacia uno mismo.

Creen o sienten que sus actitudes, comportamiento o características físicas, no son las requeridas o adecuadas en las situaciones sociales. Como resultado de estos sentimientos experimentan un miedo acusado y sufrimiento persistente en forma de angustia emocional, ansiedad, vergüenza, y otros sentimientos de tensión cuando se enfrentan a diversas circunstancias sociales. Además, estas personas se preocupan por no poder mantener relaciones saludables con los demás. Cuando se trata de socializar, evitan las situaciones sociales e interpersonales potencialmente ansiógenas, dolorosas y embarazosas, al mismo tiempo que son reacios a intentarlo.

  • Fobia a ruborizarse (eritrofobia).
  • Fobia a mantener contacto visual.
  • Fobia a tener mal olor corporal (síndrome de referencia olfativo, bromidrosifobia, osmofobia, olfatofobia).
  • Miedo excesivo a tener una deformidad corporal.
  • Koro: Un episodio súbito de ansiedad intensa de que el pene (o la vulva y los pezones en las mujeres) se retraerá en el cuerpo y posiblemente causará la muerte.

Otros indicadores

Cuando se sorprenda diciendo algo parecido o poniendo frases como estas en los buscadores de internet le recomendamos consultar a un profesional.

Búsqueda de técnicas de control

  • Técnicas para controlar la ansiedad
  • Cómo liberar ansiedad
  • Relajación
  • Técnicas para relajación

Búsqueda de técnicas para evitar:

  • Miedo
  • Angustia

Problemas de entorno social:

  • Llamar frecuentemente a los seres queridos para comprobar que están bien
  • Llegar con antelación a las citas
  • Limpiar diariamente por si alguien viene inesperadamente
  • Asegurarse con exceso de que un trabajo está bien hecho
  • Rehuir conversaciones incómodas
  • Posponer actividades
  • No aceptar invitaciones a reuniones sociales
  • Negarse a leer esquelas o noticias desagradables
  • Incapacidad para negarse a demandas de otras personas

Sentimientos asociados al TOC

  • Me siento mal y no sé lo que me pasa
  • La relación con mi pareja / familia me genera sufrimiento
  • No sé cómo actuar
  • Tengo miedos y preocupaciones, que dificultan mi vida
  • Me cuesta mucho tomar decisiones
  • Tengo dificultades para controlarme
  • Mi estado de ánimo es muy cambiante
  • Me siento desbordado
  • No puedo dejar de darle vueltas en mi cabeza
  • Me abruman los problemas y no encuentro solución
  • Me siento insatisfech@ con mi vida
  • Me va a dar algo
  • Si me preocupo por ello antes de que ocurra estaré más preparado para afrontarlo cuando ocurra
  • Pospongo tomar decisiones
  • Lo veo todo raro
  • Me da miedo lo que pienso
  • Soy malvado
  • Se me meten ideas raras en la cabeza
  • Me dan miedo mis pensamientos
  • No puedo dejar de cantar esa canción una y otra vez
  • Tengo miedo a casi todo
  • No sé decir no
  • Compruebo una y otra vez que un trabajo está bien hecho
  • Me echo la culpa de todo lo que ocurre a mi alrededor
  • A veces siento como si estuviese fuera de mí
Este mes todas las consultas 50 euros

PRIMERA CITA GRATUITA

Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso.