Centro autorizado por la Consejería de Sanidad.
Inscrito en el registro con el nº CS 12894
Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
Contacte con Tratamiento Toc
Por teléfono: · 91 002 32 82
· 661 556 495

Por e-mail: info@tratamientotoc.es

TRATAMIENTO TOC: Testimonios y Experiencias TOC

Todas las experiencias aquí expuestas han sido facilitadas por personas que padecen Trastorno Obsesivo Compulsivo para ayudar a otras personas a identificar los síntomas y los sentimientos asociados al trastorno.

Todo empieza más o menos a finales de los 80. Un chaval de unos 14 años se acuesta por la noche, al día siguiente tiene un examen y algo más aunque él aún no lo sabe. Lo que tiene es un problema, un trastorno, una enfermedad…en realidad algo que no le deja respirar.

En silencio, las 12 de la noche, sin saber porqué, empieza a contar 1, 2, 3… no sabe porqué lo hace y tampoco le da importancia alguna. De pronto empieza a sentir ansiedad ¡no puede parar de contar! 10 veces 10, no 20 veces 10, no me he equivocado he fallado en algún sitio; a empezar de nuevo ¡Dios!. Mientras tanto todos están durmiendo, son las 3 de la mañana y los números en su cabeza de agolpan, se amontonan. Sin saber cómo su mente a llegado a una conclusión: “si no consigo completar las secuencias mi suerte se verá afectada, suspenderé mi examen”. Esto le da una vuelta de tuerca a todo, en adelante este tipo de pensamientos le acompañaran siempre.

He vivido con estos pensamientos durante muchos años, pero hace cuatro años tomé la decisión de cambiarlo y ahora los pensamientos aparecen pero no me dominan y sigo con mi vida. De todos modos creo que dentro de mí hay algún tipo de fuerza especial ya que, aunque me golpea cada día con la misma fuerza, siempre me enfrento a él con las mismas ganas, energía y convencimiento de que, tarde o temprano, lo venceré. Puede que este pensamiento no sea más que una forma de autoengaño pero a mí me sirve y por ahora esto es más que suficiente.

 


Siempre, por la tarde, cuando recogen las cosas de clase para irse a casa, siempre desde hace ya algún tiempo, miro la cajonera de debajo de la mesa para ver si me olvido algo.

Al principio lo hacía sin pensar, pero al final tenía que hacerlo todas las tardes varias veces seguidas, Incluso volviendo a clase cuando ya había salido a la calle.

 


La verdad es que estaba bastante harta de tardar una eternidad en hacer cada cosa, sólo el hecho de guardar las cosas en el bolso antes de salir me acarreaba una sucesión casi agónica de rituales de colocación y repetición que cada día me causaban desesperación. [....]

Si estaba fuera de casa llamaba a mi marido o a las niñas para que comprobaran que no estaba la plancha del pelo enchufada  o la luz del baño encendida, ahora reconozco que el primer móvil que compré era sólo para poder asegurarme de estas cosas “a distancia” y poder quitármelas de la cabeza

Llevo sólo unos meses en tratamiento pero ya he visto mejoras. Me han enseñado técnicas para poder "olvidarme" de comprobar. Ahora si estoy en una reunión y me asalta un pensamiento de comprobación lo aparto y consigo atender y participar.



Yo siempre he pensado que era mala persona. Durante años he tenido pensamientos que nadie más tenía. Son pensamientos oscuros y crueles que me asaltan sin razón alguna.

A lo mejor estoy esperando el metro y pienso en que podría empujar a alguien a las vías, luego imagino el resultado de ese acto y me siento tremendamente culpable. Me vienen a la cabeza las imágenes, como si lo hubiera hecho, y siento mucha angustia, tanta que me oprime el pecho. La angustia a veces dura días y he llorado varias veces pensando en la mala persona que soy.

Jamás he hecho daño a nadie y el sólo pensarlo me abruma. Esto ha hecho que mis relaciones fracasaran o que al conocer a gente interesante no pueda salir de casa a verles porque pienso que no me merezco ser feliz por lo mala persona que soy (que creo ser).

Hace poco más de un año y por recomendación e insistencia del mejor y más paciente amigo que tengo (por no decir el único de verdad) empecé a ir al psicólogo.

Sólo quiero decir a la gente que tenga estos o parecidospensamientos que busque ayuda. Yo he perdido 30 años de mi vida y ahora con casi 50 veo la solución.

La primera vez que conseguí detener el sentimiento de angustia me quité un peso enorme de encima, y sonreí tanto como me duraba la angustia antes.

 


Estoy fregando los platos y de repente se me mete un pensamiento en la cabeza “ahora voy a tener que contar cuántas veces parpadeo”. No creo que tenga que hacerlo para que no pase nada malo sino porque mi cabeza me obliga a hacerlo. Porque no soy capaz de controlar mis pensamientos, porque estoy loca y ahora no voy a poder parar de contar mis parpadeos y no voy a poder hacer ninguna otra cosa. Esto refuerza mi idea de que mi cabeza está loca y totalmente fuera de mi control.

Esto es lo que más me preocupa de mi TOC, por más que me digan hay momentos en que creo que mi cabeza toma el control por sí misma y yo no puedo hacer nada para pararla. Y creo que algún día será así realmente y que mi cabeza tomará el control de forma definitiva. No habrá vuelta atrás, me habré vuelto loca.

 


A veces me da por pensar cosas muy raras, esto me ocurre desde que era pequeña. Muchas veces le preguntaba a mi madre si ella también pensaba cosas parecidas. La verdad es que mi madre me miraba entre extrañada y preocupada, con mucho cariño me decía: “no hija, a mí no me pasa pero no te preocupes, no tiene importancia”. Pero si, si que la tenía y cada vez iba teniendo más la sensación de ser rara, diferente, de estar loca, de que si tengo esos pensamientos tan raros es porque hay algo extraño y diferente en mí.

Una sensación extraña que sufro a menudo es la sensación de no estar dentro de mí, como si fuese otra persona, como si me viese desde la distancia, haciendo o pensando cosas que yo no siento. Según he leído a esto se le llama despersonalización, y ¿cómo puede ser que alguien se sienta otro y no este loco?

 


A veces tengo una sensación horrible. ¿Y si estoy sola en el mundo?, ¿y si no existe nadie más que yo?, ¿y si mi familia, amigos, compañeros solo fuesen invenciones mías para no sentirme tan sola? Me hago estas preguntas y durante unas horas estoy convencida de ello.

Unas veces me dedico a llamar a mis amigos y les hago preguntas capciosas para ver si fallan y así confirmo que estoy sola o entro corriendo en una habitación para ver si la gente que hay dentro está o no verdaderamente ahí.

Tras unos meses de tratamiento me doy cuenta de que esta es una de las cosas más absurdas que me pasaban... bueno y me pasan, pero ahora encuentro cómo quitarmelo de la cabeza y ya no me generan angustia.

 


Todos los comentarios y gestos que la gente hace a mi alrededor estoy convencida de que van dirigidos a mí.
Si escucho a mi vecina diciendo: “Últimamente fulanita está engordando mucho”. Inmediatamente pienso que lo está diciendo por mí, no quiere hacerme daño y por eso no me lo dice directamente.
Cuando paso por delante de alguien y sonríe pienso que se está riendo de mí, que está pensando “pobrecita, mira que ridícula ¿dónde va con esa pinta?”

 


Uno de mis mayores miedos es perder el control, que mi cabeza se apodere de mí y termine haciendo daño a alguien porque a veces pienso en ello. Pienso que sería muy fácil matar a mi hermanito, no me costaría nada, es tan pequeño, tan indefenso… ¡las personas normales no piensan en este tipo de cosas!

 


Tengo miedo a mirarme al espejo. Tengo miedo, miedo de verdad a mirarme fijamente al espejo. A veces paso varios dias sin mirarme, ni espejos, ni escaparates por miedo a quedarme mirando fijamente. Realmente lo que me da miedo es a perderme en la imagen, a dejar de ser quien soy, transformarme o ver de verdad de que estoy hecha... no lo se, como si fuera a ver mi alma atormentada como en el retrato de Dorian Grey, cuando leí el libro me sentí identificada en ese aspecto. También miedo a ver cómo me voy transformando, convertirme en otra cosa... es muy extraño [...]

 


Hay una serie de cosas que tengo que hacer para que me pase nada malo, para no atraer a la mala suerte y a las desgracias.

  • No pisar las alcantarillas, saltar por encima o rodearlas
  • Oler varias veces las cosas, a veces basta con 3 veces otras con 7 incluso 15
  • Si me doy un golpe contra algo tengo que darme a propósito también con el otro lado. El otro día se me cayó media docena de huevos al suelo por andar tocándolos varias veces y por diferentes lados
  • Si piso algo con un pie, pisar a propósito lo mismo con el otro pie
  • Si voy a llevar algo a la lavadora y una toalla al baño aunque el baño este antes que la lavadora primero meto la ropa en la lavadora y después llevo la toalla al baño.
  • Cuando paso una oferta a un cliente siempre pongo 2 clips

Parecen cosas muy tontas, de las que uno puede prescindir o cambiar a su antojo. Pero saltarme "las reglas" me genera mucha ansiedad al pensar lo que podría pasar. Si no lo hiciese pasaría algo malo seguro, a veces me doy cuenta de que es una tontería pero lo hago de todas formas. No hacerlo sería tentar a la suerte

 


No puedo soportar que las cosas no estén colocadas correctamente, por colores, por tamaño, con la misma distancia de separación unas de otras. Puedo pasarme hasta 3 horas colocando mis cosas correctamente

Este mes todas las consultas 50 euros

PRIMERA CITA GRATUITA

Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso.